España a lomos de una Custom

Pensar en recorrer Madrid en moto puede llevar a pensar en un scooter e ir de museos o tapas. Pero la Sierra de Madrid ofrece un sin fin de curvas, de puertos y carreteras secundarias, de miradores y paisajes. Entre Garganta de los Montes y San Martín de Valdeiglesias la carretera nos ofrece 200 km de puertos para rodar: Canencia, Morcuera, Cotos, Los leones, Cruz verde, y Robledo de Chavela. Con la posibilidad de hacer sólo parte de la ruta, como vamos a hacer nosotros. Y ni siquiera es necesario tener moto, podemos alquilarlas en pleno centro de madrid, junto con el casco y la equipación.

Empezamos la ruta en la Estación de Chamartín, desde la sede de ESPAÑA EN MOTO en pleno centro de Madrid, y salimos por la carretera de Colmenar, M-607 hasta Miraflores de la Sierra. Recorremos 45km de autopista, carretera en buen estado y radares, trámite necesario para llegar a la sierra.

Podemos para a tomar un refrigerio en Miraflores (antiguo Porquerizas, han ganado con el cambio), pero con la montaña al lado y el mono que traemos subimos hasta el mirador del puerto de la Morcuera. Aquí empieza lo divertido: carretera de montaña, con zonas sin pintura entre los carriles, horquillas con cambios de rasante y paisaje de monte… hasta el mirador, muy bien acondicionado para todo tipo de vehículos, donde nos reagrupamos y comentamos las primeras sensaciones. Bajamos por la parte norte de la montaña hasta Rascafría, con cuidado, porque si es pronto podemos encontrar zonas húmedas en la carretera al abrigo de la arboleda. Aún así, rodando despacio es una zona de dificultad media-baja, hasta con motos de 400 kilos, como las nuestras. En Rascafría giramos a la izquierda, cogemos la M-604 y subimos por Cotos hasta el Puerto de Navacerrada. Es muy habitual encontrarnos con numerosas motos de variado pelaje en esta zona: Harleys, Rs, supermotards… todos muy respetuosos con las normas, por su sensatez y los helicópteros de la Guardia Civil, que con la ansiedad de kilómetros de algunos hacen su agosto. Y ahora sí, después de 100km, hacemos nuestra primera parada. Cervecita (sin alcohol, tranquilo Père) y refrescos para coger fuerzas y bajar hacia Navacerrada.

Bajando el puerto de Navacerrada dirección Madrid tenemos que estar atentos para no pasarnos el desvío y coger la M-614 dirección Los Molinos, a unos 8km del puerto. Debemos tener cuidado con la velocidad, porque hay curvas señalizadas a 40 que se pueden pasar a 80 km/h sin problema, y otras de 60 que pueden originar riesgos a 50km/h dependiendo de la climatología. Nos espera una carretera corta pero divertidísima, con curvas de radio variable que se abren y cierran uniendo cortas rectas de menos de 200 metros. Cruzamos Los Molinos y llegamos a Guadarrama, donde pondremos dirección a San Lorenzo de El Escorial hasta el Valle de los Caídos, donde giramos a la izquierda por la M-527 para coger la M-510. Recorremos unos 15 km de trámite por carretera sin nada reseñable hasta llegar al puerto de Galapagar. Este puertecito es la mejor manera de llegar desde la Sierra oeste hasta Madrid, de las poquitas curvas que podemos encontrar para unir estos dos puntos. Es la carretera M-505. Aunque corta, nos cruzamos con muchas motos que van dirección al Puerto de la Cruz Verde, subida y parada obligatoria para gran parte de los moteros de la zona, especialmente de los de motos deportivas. Llegamos a Las Rozas para coger la autopista A-6 y entrar en Madrid, donde nos dirigimos a la estación de Chamartín para devolver las motos.

Fotos de Alberto Peral y Paloma Gil

Leer articulo en www.revista80dias.es

Esta entrada fue publicada en Noticias, Prensa. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *